Dividendo Social | Blog
172
archive,paged,category,category-blog,category-172,paged-3,category-paged-3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.4,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Blog

Partamos de una evidencia. Ninguna empresa ni organización puede prosperar a menos que las personas y el planeta prosperen. Y este punto de partida incluye asegurar que el mundo está dispuesto a aceptar que el modelo productivo anterior ha resultado, a todas luces, injusto, ineficaz e ineficiente. Si algo nos queda de la crisis son las lecciones aprendidas.

 

Asumir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los ODS, herederos de los anteriores Objetivos del Milenio, como nueva y única ruta de la sostenibilidad, es caminar en el buen sentido. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con 17 objetivos claros y definidos, con 169 metas universales, representan la oportunidad para que las personas, el Planeta y las organizaciones dirijan sus pasos en un mismo sentido. Y es que, si no garantizamos un futuro viable desde el presente, de nada servirá ningún otro tipo de esfuerzo futuro.

 

ODS, nuevos retos para la empresa

Los ODS representan la oportunidad única de crecer y producir sin poner en riesgo la mismísima viabilidad del entorno ni el futuro de las generaciones presentes ni de las que están por llegar.

¿Acaso pueden las organizaciones prosperar en un mundo de pobreza, desigualdad, conflicto, inestabilidad y estrés ambiental? Obviamente, no.

Contribuir, pues, a la consecución de los ODS y sus respectivas metas, es contribuir a la propia sostenibilidad y viabilidad de la organización, cualquiera que sea su naturaleza.

 

ODS, nuevo plan de acción impulsado por el Gobierno

Hasta ahora, sin embargo, los ODS han sido la gran asignatura pendiente de España. Los grandes desconocidos. Sin embargo, desde esta misma semana, julio de 2018, las organizaciones cuentan con un nuevo Plan de Acción, impulsado por el Gobierno, que hace suya la estrategia de Desarrollo Sostenible como única estrategia posible.

Un Plan de Acción y Transición, que alude a la necesidad de implantar urgentemente la Agenda 2030 de Naciones Unidas en nuestro país. Un Plan que impulsa y sugiere “de forma inmediata nuevas políticas, medidas, Gobernanza y métodos de trabajo y conducirá, como uno de sus principales resultados, a la adopción de una Estrategia de Desarrollo Sostenible 2020 – 2030, que represente un proyecto de país compartido ampliamente y desde una visión de Estado. Una estrategia cuya elaboración, deliberación y negociación debe arrancar de forma inmediata y que debe abordarse, necesariamente, de forma reflexiva y sosegada”.

 

ODS y la Responsabilidad Social (RSC)

Y es que el Planeta no puede aguardar más. La gestión socialmente responsable de la empresa y de la organización, la integración de los principios de RSC como base de gestión estratégica y de negocio, representa una verdadera salvaguarda tanto de la propia viabilidad empresarial, y un salvoconducto para identificar nuevas oportunidades y nichos de negocio. La identificación del riesgo representa una incuestionable oportunidad de negocio.

Y a modo de conclusión, una cita de Albert Bosch, a propósito de la competitividad de la RSC: “Ser social y medioambientalmente responsable no tiene que suponer mayor coste, sino que puede y debe convertirse en un factor clave para el mejor rendimiento y el futuro de la empresa. Nunca en la historia de la humanidad hemos tenido tantas posibilidades de influir en el mundo, pero este enorme poder puede convertirnos en armas letales o en constructores de un gran futuro. Todas las personas y todas las organizaciones tienen gran capacidad de impacto en la sociedad y en el medioambiente, pero seguramente las empresas, por el ritmo y alcance de su actividad, pueden causar efectos muchos más potentes. Las empresas son quizá el principal agente de cambio para diseñar y crear una sociedad más equilibrada y globalmente feliz en el futuro, pero para ello tienen que decidir si quieren ser parte del problema o parte de la solución.”

Dividendo Social –y el solo nombre es una declaración de principios- nace del arrojo y el convencimiento de sus fundadoras, dos mujeres con más de dos décadas de experiencia y capacitación académica en Comunicación, RSE y Transformación Digital Responsable. Dos décadas de experiencias profesionales en diferentes campos que, pudiendo parecer distantes no lo son.

Comunicación sostenible, Responsabilidad Social Corporativa e Inteligencia Social. Especialidades que constituyen el núcleo estratégico de negocio y actividad de Dividendo Social, la que hemos venido a denominar consultoría boutique.

 

Es el momento de dar un salto de valor.

De Valor con Valores, nace Dividendo Social. Para ayudar a las organizaciones a implementar principios y políticas de RSC en sus planes estratégicos, para alinear su estrategia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); para medir el impacto de la inversión social (SROI); para comunicar y reportar ante una sociedad cada vez más exigente e informada sobre el modo en que se obtienen resultados y se crea valor; porque la inteligencia socialmente responsable identifica nuevas oportunidades, a la par que contribuye a mitigar y gestionar el riesgo. Por todo esto y mucho más, nace Dividendo Social. Para ayudar a la organización a crear Valor con Valores.

 

Origen Dividendo Social

Más o menos desde el año 2005, en que, en el seno de una entidad financiera, empezamos a asentar las bases de un nuevo modelo de gestión y reporte, que integrara los principios de RSC, venimos oyendo hablar de que, hoy por hoy –y de esto, hace ya 13 años- no es necesario gestionar ni comunicar cuestiones relativas a una la responsabilidad social empresarial (RSE), a la ética ni a la transparencia. Que son muchas las organizaciones que huyen de una puesta en valor de sus políticas responsables porque las grandes corporaciones se han apropiado de un discurso más estético que ético. Que son muchas las organizaciones que comunican acciones que más tienen que ver con la filantropía, el marketing con causa y el greenwashing, con fines menos nobles, tras el que esconden un lavado de conciencias.

Que son muchas las organizaciones del tercer sector y la economía social que ni reportan ni comunican ni gestionan en virtud de una estrategia que integre principios de sostenibilidad porque, en su ADN, en su esencia y en su naturaleza fundacional, encontramos los principios de RSC, per se. Porque sí.

Por esto y mucho más nace Dividendo Social. Y porque queremos contribuir a transformar el modelo productivo. A crear valor con valores para las marcas y las organizaciones.

Porque queremos innovar en los modelos de reporte, incorporando un nuevo CMI, que considere misión, visión y valores organizativos. Porque queremos ayudar a las organizaciones a alinear su estrategia con los ODS, pensando en local e incidiendo en lo global. Porque queremos ayudar a la organización y al mundo empresarial a comunicar y poner en valor sus acciones. Porque, más allá de emprender una estrategia solo de marca y reputación, queremos ayudar a las organizaciones a crear valor para la sociedad y el entorno.